EnRedES. La sinergia de las entidades del tercer sector del ámbito penitenciario.

Ana Redondo. Delegada de Fundación Prolibertas en Sevilla

Ana, es educadora social y ejerce su profesión al lado de las personas privadas de libertad en las Casas de Acogida “Emaús-Esperanza de la Trinidad” e “Isabel Canori Mora” que Fundación Prolibertas tiene en Sevilla.

En sus ojos se percibe la ilusión del primer día y lo mucho que le apasiona el trabajo que desarrolla.

EnRedES, es una Red de Entidades Sociales del Entorno Penitenciario de Sevilla, y tiene mucho de ella.

FP: Ana, casi podemos decir que tú pusiste la semilla para hacer crecer lo que es hoy en día ¿verdad?

Ana: Algo así… (sonríe) EnRedES tiene mucho de mí, era una idea apenas, pero ya sí podemos decir que es una realidad. Pensaba constantemente en cómo aunar el trabajo y el esfuerzo de las entidades sociales que trabajamos con las personas reclusas y exreclusas.

Era necesario facilitar de algún modo, la comunicación y crear una red de recursos para las personas privadas de libertad.

Fue tras una reunión de un Consejo Social del CIS, cuando planteé las ideas que desde hace tiempo rondaban mi cabeza. Tuvieron aceptación y bueno, tras varias reuniones… surgió EnRedEs.

FP: ¿Cuántas entidades formáis parte de esta iniciativa?

Ana: Actualmente somos 15 entidades de diferentes ámbitos: social, cultural, artístico, laboral, de la salud… Hemos querido siempre que estén representados todos los ámbitos, porque el trabajar con personas requiere de un trabajo multidisciplinar para abordar en su globalidad las necesidades del colectivo específico con el que trabajamos.

FP:  ¿Qué persigue EnRedES?

Ana: La idea es lograr una estrecha colaboración y un discurso común sobre determinados temas de la actualidad penal y penitenciaria que necesitaban una respuesta o una reflexión conjunta. Y por supuesto hacernos más fuertes, teniendo en cuenta que así podemos mostrar posturas unitarias antes esas mismas necesidades y problemáticas, enriquecer nuestro trabajo y apoyarnos y retroalimentarnos mutuamente. Ahí está, yo diría, la clave del nacimiento de EnRedES.

FP: Y en cuanto a actividades… ¿Cuáles podemos destacar?

Ana: Sin duda los Encuentros de Entidades sociales del entorno penitenciario realizadas en el Centro Penitenciario Sevilla 1 y en el Centro de Inserción Social Luis Jiménez Asúa. Para nosotros ha marcado un antes y un después en la vida de muchas personas que se encuentra privadas de libertad. ¿Por qué?  Pues muy sencillo, porque fuimos las entidades las que fuimos montando mesas de difusión para que las personas reclusas fuesen pasando por ellas para informarse de qué es lo que hacemos cada una de las entidades sociales. Es increíble la experiencia, porque no sólo reciben información de los recursos que les ofrecemos, sino también se sienten apoyados, surge la confianza con nosotros y nosotras y además esa cercanía que necesitamos que sientan realmente. Fue muy gratificante!

FP: Ana, ¿qué valores destacarías de EnRedes?

Ana: Pues entre todos, el que más destacaría es el poder poner en valor lo que hacemos las entidades sociales que trabajamos en el entorno penitenciario, y que ese valor sea percibido por las usuarias y usuarios, porque al final, se trata de que nuestro trabajo dé resultado real en vidas reales, y eso es importantísimo. Porque al fin y al cabo, no se nos puede olvidar que estamos trabajando con personas, y que todos somos personas, independientemente de la situación en la que nos encontremos. La privación de libertad para una persona es muy duro, y es una realidad sobre la que es cada vez más necesario sensibilizar sobre ello.

La situación de las mujeres y los hombres privados de libertad, necesita ser visibilizada por la sociedad, no como un final, sino como el principio del cambio, del tener la oportunidad de inclusión no sólo social son también laboral, que una sociedad justa puede ofrecerles. Las herramientas y la orientación, la damos las entidades sociales, pero la sociedad entera es la que debe hacer hueco a las personas que pueden volver a aportar y a sentirse parte de ella. No podemos ser excluyentes, sino inclusivos, eso es avanzar.

FP:  Por último, es inevitable pensar en el estigma que pesa sobre este colectivo, ¿por qué Fundación Prolibertas trabaja con la población reclusa?

Ana: Fundación Prolibertas trabaja para favorecer la inclusión social y laboral de las personas en riesgo de exclusión social, sin distinción, y este colectivo es un colectivo vulnerable. Además de que está impulsada por la Orden Trinitaria y su apostolado ha sido desde siempre la liberación de los cautivos.

Hoy en día hay muchos modos de ser esclavos en la sociedad en la que vivimos. En Sevilla trabajamos con personas reclusas y exreclusas, con o sin menores a su cargo, pero también tenemos delegaciones en Córdoba, Madrid, Sevilla, Antequera y Algeciras, donde atendemos a personas sin hogar, inmigrantes, víctimas de trata, etc.

En realidad estamos constantemente Construyendo Historias de Vida, pero no podemos hacerlo solos. Necesitamos la ayuda que nos proporcionan de las personas socias, las instituciones públicas y privadas, las empresas… que en especie o económicamente sostienen nuestros programas. Es muy sencillo colaborar a través de la web www.prolibertas.org o en la cuenta ES14 2100 7757 2623 0003 8369.

 

Deje su comentario