Esta mañana, Juan Ignacio Zafra, director territorial de CaixaBank y Antonio Jiménez, director general de Fundación Prolibertas, han firmado el convenio por el que la Obra Social La Caixa destina 24.000 euros al proyecto de Fundación Prolibertas Alimentando Esperanzas, Cobertura de las Necesidades Básicas para las Personas en Riesgo de Exclusión Social y que dará cobertura a 840 personas. En el acto también ha estado presente José María Bellido, alcalde de Córdoba como invitado.

En total han sido seis las instituciones cordobesas que tras presentar sus proyectos, recibirán en conjunto un total de 166.000 euros de la Obra Social “La Caixa”: Fundación MArcelino Champagnat, la Fundación Social Universal, Fundación Prolibertas, Red XXI, Córdoba Acoge y la Asociación Pro Inmigrantes.

Juan Ignacio Zoido ha destacado la importancia de pensar en las personas que necesitan ayudas desde el primer momento y de este modo uno recibe un “salario emocional” que se convierte en una paga extra, viendo cómo podemos ayudar a las personas haciendo lo mejor cada día.

Por su parte, José María Bellido ha agradecido a las seis instituciones que han recibido estas ayudas su aportación a la sociedad, porque están ayudando a solventar situaciones que merecen no sólo el compromiso de La Caixa, sino también el del Ayuntamiento de Córdoba, con el que cuentan. Porque no se nos debe olvidar que en el proyecto de estrategia de ciudad, la inclusión debe ser el eje, porque si no avanzaríamos, pero dejaríamos a muchos de nuestros ciudadanos y vecinos atrás, y eso no es avanzar.

Este programa desarrollado en el Comedor Social San Juan Bautista de la Concepción de Córdoba, centra su actuación en aquellas personas que presentan una situación de sinhogarismo y/o se encuentran en el margen más cercano de la línea de la pobreza.

Para Antonio Jiménez, nuestro proyecto sigue siendo apostar por la atención de las necesidades básicas y la inclusión social y laboral de las personas sin hogar. Según él, cuando nos ponemos a ver la realidad de la exclusión social, el primer punto es tener una vivienda, un punto de referencia, un lugar en el que situarnos. Cuando no tenemos ni eso, es muy difícil.

El director general de Prolibertas señala que nuestro trabajo va por ahí, en Córdoba desde hace ya muchos años trabajando porque las personas sin hogar puedan tener cubiertas sus necesidades básicas como mínimo pero que puedan tener también la posibilidad de una inclusión social y laboral para poder rehacer sus vidas.

Ha agradecido a la Obra Social La Caixa su apoyo a este proyecto y no solamente en Córdoba sino en todos los proyectos que la Fundación está llevando a cabo en el resto de delegaciones.  También ha querido dar las gracias a la ciudad de Córdoba, porque para que una persona pueda tener un espacio de inclusión  no necesita solamente de las organizaciones sociales sino también del conjunto de la sociedad para que todos le demos un espacio.

 

Deje su comentario